miércoles, 17 de septiembre de 2014

Vivir en Sídney en un barco


Niki Baillie y su pareja Sophie Thé son los afortunados de disfrutar de sus fines de semana a bordo del Gwenn A Du,  un hermoso barco de los años 60.

Sus sueños descubrieron por casualidad, mientras charlaban con un antiguo marinero, que había navegado a América y de regreso a Hawai varias veces a través del Pacífico, antes de llegar a Australia en 1979.

Su casco es de madera Kauri de Nueva Caledonia y el único barco de su clase. No disponen de planos o bocetos de su diseño orginal por lo que tienen que pasar mucho tiempo en él para poder entender todas sus rarezas. 









Un mágico lugar para vivir y disfrutar de cada viaje a lo largo del planeta.
Pero ellos no son los únicos, aquí y aquí, podrás descubrir más historias de gente aventurera que opta por vivir en un barco.


Fotos: Seann Fennessy.



Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. Yo creo que no podría vivir en un barco porque me gustan los espacios amplios, pero eso no quita para que sea una idea preciosa y romántica en el sentido del XIX. Feliz miércoles!

    ResponderEliminar
  2. Hola, a mí en cambio me encantaría pasar el fin de semana a bordo o en vacaciones!. Feliz miércoles para ti también. Bss.

    ResponderEliminar